Sesiones

Sesiones
 

Sesión virtual “El turismo que (no) viene. Consecuencias económicas”

2 de marzo de 2021Sesiones  

RESUMEN DE LAS INTERVENCIONES DE JOAQUIN AURIOLES Y Mª CARMEN DELGADO EN LA SESIÓN “EL TURISMO QUE (NO) VIENE. CONSECUENCIAS ECONÓMICAS”

Esta sesión contó con la participación de Joaquín Aurioles, doctor en Ciencias Económicas y ex presidente del Observatorio Económico de Andalucía y María del Carmen Delgado, profesora de la Universidad Loyola y coautora de un análisis de situación del sector turístico en el entorno de la crisis sanitaria creada por la covid-19 que obtuvo mención en el I Premio de Economía del Observatorio Económico de Andalucía; su intervención es un resumen de ese trabajo.

La intervención de Joaquín Aurioles se estructuró en torno a tres cuestiones: el perfil de la crisis en el turismo, la capacidad de resiliencia en el sector y una reflexión final sobre la apuesta por turismo como sector clave para una economía como la andaluza.

La situación inmediatamente anterior a la llegada de la pandemia se caracterizaba por la fortaleza del crecimiento y por las tensiones derivadas de la injerencia excesiva del turismo en la convivencia ciudadana. La turismofobia y el fenómeno de los pisos turísticos y su repercusión sobre el mercado de los alquileres alimentaban un amplio debate sobre los límites al crecimiento en el sector, que la llegada del coronavirus desactivó de inmediato.

Los ingresos por turismo en Andalucía en 2020 se desplomaron en torno a un 63%, pero lo más característico de esta crisis turística es que su origen no está en el sector. Se trata de una crisis importada, que no va a desaparecer mientras no lo haga el foco original del contagio. Entre sus diferentes secuelas hay que destacar la perdida de nuestra reputación como destino seguro, que tan eficaz resultó en otras ocasiones para reducir el impacto de crisis anteriores.

En materia de resiliencia, hay que destacar que, si bien el sector se encuentra paralizado por completo, las estructuras conservan su fortaleza y que las perspectivas de recuperación son muy altas, especialmente tras la elevada predisposición a viajar observada en algunos de nuestros principales mercados de origen, tras el anuncio de una próxima relajación de las restricciones. Pese a ello, se esperan cambios importantes tras la reapertura, con bastantes incertidumbres sobre los daños irrecuperables, tras la retirada de las medidas antiestrés (ERTEs y créditos de tesorería).

Sobre la conveniencia de seguir apostando por el turismo en Andalucía, la conclusión es que no tiene sentido renunciar a nuestra envidiable posición competitiva en uno de los sectores más dinámicos a nivel global. Además, el turismo, recibe de muy buena forma a segmentos del mercado laboral con especiales dificultades para salir del desempleo. Lo importante es decidir sobre el futuro de forma inteligente y los cambios que se avecinan en la salida de la actual crisis proporcionan una magnífica oportunidad para definir el modelo de turismo que queremos. Las condiciones actuales son particularmente propicias para la elaboración de un plan de turismo que facilite su implantación.

Por su parte, María del Carmen Delgado presentó su trabajo, hecho en colaboración con la también profesora María del Pilar Campoy-Muñoz, en el que el objetivo era estimar los efectos de la covid-19 en la economía andaluza a través del sector turístico. Este sector ha sido uno de los más afectados, de tal forma que su fuerte impacto pone en duda la viabilidad futura de muchas de sus actividades; así, con datos hasta julio del año pasado (momento en que se hizo el estudio), los subsectores hoteleros y de apartamentos turísticos son los más afectados, con una caída de más del 50% en sus ingresos, nivel impulsado por la reducción de los viajeros procedentes del extranjero en un 80%.

Tras exponer la metodología de la investigación llevada a cabo, con la información contenida en la base de datos denominada Matriz de Contabilidad Social de Andalucía para el año 2019 y teniendo en cuenta tres de las variables más estimadas en el sector (el número de turistas, la estancia media y el gasto medio diario por persona) para llegar a estimar el efecto en términos monetarios, la pérdida del conjunto de las actividades en Andalucía en el año 2020 era de un 60,6%, nivel muy similar al 59% que fue el resultado obtenido por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA) en su Encuesta de Coyuntura Turística de Andalucía 2020.

En cifras absolutas, los ingresos del sector fueron en 2020 de 7.037 millones de euros frente a los 18.631 del año anterior. En términos de porcentaje sobre los indicadores macroeconómicos de la comunidad, si en el año 2019 el impacto del sector alcanzó el 12,69% de la producción total y el 13,62% en el producto interior bruto, en el año 2020 es del 4,81% y el 5,15%, respectivamente, lo que significa caídas de casi 8 puntos porcentuales en el primer caso y de 8,5 en el segundo.

En cuanto al empleo, de los más de 476.000 del primer ejercicio se baja a los 180.000 del segundo, lo que significa unos 296.000 empleos menos.

Por ramas de la actividad económica, las más afectadas son los servicios de alojamiento, que perderían un 71,7%, las agencias de viajes, operadores turísticos, servicios de reserva y sus relacionados, que bajarían en un 60,7% y los servicios de comidas y bebidas, que lo harían en un 31%.

 

Enlace a la sesión virtual

Share

Comments are closed.