Sesiones

Sesiones
 

Sesión Virtual “La salida a Bolsa, un reto para las empresas andaluzas”

23 de junio de 2021Sesiones  

RESUMEN DE LAS INTERVENCIONES DE JESÚS GONZÁLEZ Y EDUARDO FUENTESAL SOBRE “LA SALIDA A BOLSA, UN RETO PARA LAS EMPRESAS ANDALUZAS”

 La sesión del Observatorio Económico de Andalucía (OEA) sobre “La salida a Bolsa, un reto para las empresas andaluzas” contó con las intervenciones de Jesús González, director gerente de BME Growth, la entidad responsable del mercado de valores de las pequeñas y medianas empresas españolas, y Eduardo Fuentesal, presidente del consejo de administración de TIER1, una de las cuatro empresas andaluzas que forman parte de ese mercado.

La intervención de Jesús González se realizó en formato de una entrevista que hizo Carmen Pérez, presentadora de la sesión y miembro del OEA. El director gerente de la división de Bolsa y Mercados Españoles para las pequeñas y medianas empresas, BME Growth, empezó respondiendo al objetivo de este complemento de la Bolsa española, que es diversificar las fuentes de financiación de las pymes, proporcionando una alternativa a la obtención de recursos financieros destinados al crecimiento o a la puesta en marcha de proyectos concretos por parte de las empresas con vocación de ampliar sus actividades.

En estos momentos, son 118 las empresas españolas que participan en este mercado, de las que 4 son andaluzas, cifra que el directivo valoró como escasa y nada representativa de la pujanza del tejido empresarial de la comunidad. De las posibles razones para esta escasez, desestimó la falta de iniciativa del empresariado andaluz, para centrarse más bien en la alta consideración que el empresario tiene de su entorno más cercano y una posible falta de interés o pudor en destacarse en público ya que la participación de la empresa en el mercado le obliga a mostrarse ante todos los interesados de manera más abierta.

Sobre las actividades que llevan a cabo las empresas actualmente presentes en el mercado, señaló que unas 70, bastante más de la mitad, son inmobiliarias, y que entre el resto hay un abanico muy amplio de actividades que empieza con las tecnológicas y no solo en informática, las de actividades sanitarias también en sentido amplio, las de energías, renovables o no, las telecomunicaciones, el sector de la comunicación social, la consultoría, etc. También señaló variedad en el tamaño de las empresas, ya que las hay incluso de muy baja capitalización, de pocos millones de euros e incluso alguna de menos de uno, hasta las grandes, que pueden llegar a 500 o 600 millones de euros.

Sobre las condiciones en que se desarrolla este mercado de valores, dijo que hay una regulación muy clara y abierta, que exige principalmente transparencia en la información que proporciona la empresa de sus actividades y movimientos económicos, que no haya ningún obstáculo a la transmisión de las acciones, que cuenten con un número elevado de accionistas (habló concretamente de unos 20) en el momento de acceder al mercado, y que cuenten con un asesor registrado, esto es, un tutor previsto en la legislación que acompañe a la compañía en la salida y posteriormente mientras se mantenga cotizando. Sobre el coste de la operación de salida a Bolsa, lo estimó entre un 5 y un 8% del capital que decida la empresa colocar.

Por su parte, Eduardo Fuentesal, presidente del consejo de TIER1, informó de las actividades de su empresa sevillana, que desarrolla e implementa soluciones informáticas, despliega y mantiene infraestructuras tecnológicas y externaliza esas actividades de las empresas que recurren a ella. TIER1 entró en el mercado hace unos tres años, ha crecido de forma considerable en ese periodo, se ha financiado con facilidad para la adquisición de dos empresas solo en este año, lo que le ha permitido ampliar sus actividades y las marcas con las que las lleva a cabo y se mostró bastante satisfecho con los resultados obtenidos en ese periodo.

El responsable de la empresa sevillana hizo mucho hincapié en que la salida a Bolsa es una herramienta muy potente para una empresa que tiene vocación de crecer, destacó el abanico tan amplio para la colocación de capital, que es decidido por los responsables en todo momento y la ventaja que supone disponer de un asesor reconocido y avalado por el propio mercado no solo en el momento de la salida a Bolsa, sino para todas las operaciones que pretenda realizar en él la entidad. El responsable de TIER1 señaló también que se facilita la movilidad del accionariado de la empresa sin que los responsables tengan que perder la mayoría de control de la empresa y, en especial, aludió al hecho de facilitar en una empresa familiar la transición a una nueva generación de directivos, proceso en el que, dijo, se favorece una transmisión con menos problemas de los que, en ocasiones, se desencadenan en ese tipo de empresas.

Presentación virtual

Share

Comments are closed.